lunes, 25 de julio de 2005

Crónica de un viaje de ida al trabajo

Bueno, se acabaron las vacaciones escolares, la Feria Judicial y demás recesos, hoy todo vuelve a la normalidad, los chicos al colegio y los grandes al trabajo. Veincicinco minutos es tiempo suficiente para cubrir las 18 cuadras que me separan de mi casa a la oficina. Pero como todo fue perfectamente coordinado, mi hija y yo salimos a tiempo de casa y se me sumaban 10 minutos más de ventaja. La dejé en el colegio y me fui a esperar al bondi, que llegó con retraso y atestado de gente. Subí como pude sabiendo que se pondría peor luego de pasar por la terminal de Constitución. Dicho y hecho. Ahí no mas, sale y se desvía por San Juan. No me pude enterar por qué, si hubo un choque o una manifestación, lástima, hubiera sido una crónica interesante para mi diario chamuyo en este medio, pero bueh. Me bajé en Paseo Colón y me dispuse a retomar mi camino habitual, al cruzar la subida de la autopista casi me llevan por deltante 1 auto y 1 camioneta que pasaron raudos aún cuando la luz del semáforo estaba en rojo. En fin. Cruzo la avenida tratando de que no me aplastara el 86 que doblaba por Cochabamba, aún cuando este semáforo también me daba permiso de cruzar. Camino una cuadra y me quedo esperando un rato a que pase un sinfín de colectivos y autos, tenía que ser precavida ya que aquí no había semáforo. Luego de un rato de esperar logro cruzar para encontrarme con el desafío de cruzar Av. Huergo, aún cuando hay policías dirigiendo el tránsito. Aproveché cuando un camión que bajaba vacilante de la autopista y me daba 5 segundos para cruzar corriendo, cosa que hice con cuidado, pues correr en tacos altos es tarea de alto riesgo, un tropezón y game over. Puf, al fin la vereda, cruzo el estacionamiento al aire libre para enfrentarme al último obstáculo, la Av. Moreau de Justo y el tránsito que circula a toda velocidad por la curva, emulando la hazaña de Ayrton Senna. Otra vez la carrera, la última por suerte, y llego sana y salva a la otra vereda. Al fin! Subí las escaleras tratando de no pensar cómo me tocará el viajecito de regreso a casa.
Sí doña Rosa, este viajecito lo hago dos veces al día de lunes a viernes. La verdad, hubiera sido mas divertido filmar el trayecto, pero bueno, me fio en lo pintoresco de mi descripción y en que ustedes, si viven en Capital igual que yo, sabrán bien del peligro que es transitar por las calles y avenidas del Centro. De todas formas, si algun día consigo el dinero suficiente para comprar una cámara digital, prometo subir el video.
Y ya que estamos, les dejo la idea a los programadores de video juegos; esto no será el Quake, pero tiene riesgo y adrenalina aseguradas!

Sean felices y mucho cuidado al cruzar la calle

.-·*'°§| PörTeñ4 |§°'*·-.

No hay comentarios.: