martes, 9 de agosto de 2005

Los libros no muerden, los vendedores ladran

Lo que les voy a contar hoy sucedió hace unos meses, pero vale la pena citarlo.

Se me encomienda la tarea de buscar unos libros sobre Administración o Gerenciamiento de Hospitales. Yo, por supuesto, acudo a los buscadores de siempre para ver qué titulos hay en existencia y consultar precio y disponibilidad a la librería que lo tuviere en sus estantes.
Entre ellas surgió Librerías Santa Fe, Distal y Librería Martínez. Los libros en cuestión estaban en algunas librerías sí y en otras no, por lo que tuve que organizarle a mi jefe un "recorrido" para ir a comprarlos personalmente. A todos los llamé, confirmé existencia del libro en stock diciendo que lo van a ir a comprar durante la tarde, y en todos conseguí el esperado OK.
Pero esa tarde, cuando va mi jefe, aterriza en Librerías Santa Fé y resulta que el libro que fue a comprar no está en stock. Me llama para reclamar por qué le dije algo que no era, y yo a su vez vuelvo a llamar y pregunto por el que me atendió:
- Hola, yo hablé hoy al mediodía con un señor Francisco que me confirmó la existencia en stock de un libro, le pedí que me lo reserve y ahora la persona que lo fue a comprar está ahí y le dicen que no lo tienen.
- Con quien hablaste??
- Con Francisco.
- Soy yo, pero ese libro se vende solo por pedido.
- Pero si yo llamé para confirmar que lo tenían y me dijiste que sí!
- Bueno sí, pero no, acá no lo tengo.

Papelón total, mi jefe se fue de allí con toda la bronca y se va directamente a Librería Martínez, que se especializa en libros de medicina de toda índole. Y otra vez la comedia: los libros que se reservaron no están, aquí nadie llamó, aquí- nadie-sabe-nada. Y aquí vuelvo yo a llamar:
- Hola, está Florencia?
- Si, ya te paso..
Pasaron como 10 minutos, entre tanto por la otra línea atendía a mi jefe con una rabieta de antología, hasta que al fin aparece la mencionada.
- Hola?
- Hola, mirá yo te llamé hoy al mediodía para consultar por unos libros, me dijiste que estaban en stock y que me los reservabas, ahora resulta que está la persona ahí para comprarlos y le dicen que no los tienen y que yo nunca hablé con vos????
- Esteeee... si, no, bueno lo que pasa es que no están esos libros...
- Pero si cuando yo te llamé me dijiste que sí!! como es el tema? me están tomando el pelo?
- Esteee... eeeeh... un momento...
Quedo en espera otro rato hasta que aparece al teléfono una voz masculina y medio alterada.
- Hola, soy el supervisor, a ver, que carajo pasa????
- Ejem, buenas tardes, yo llamé hoy al mediodía para reservar unos libros y la señorita me confirma que los tienen en el local y que los reservaba, en este momento está en el mostrador la persona que los iba a retirar y...
- Y bueno! Qué, no se puede equivocar??
- Pero si yo llamo para confirmar, como me va a decir que sí y despues resulta que no? Y además le mienten al señor que está ahí de que yo nunca llamé para reservar los libr...
- Bueno, mirá!!! yo estoy atendiendo y tengo el local lleno de gente, no me vengan a romper las pelotas con boludeces que... (click, corté la comunicación).

Sí, le corté!! Por dió, encima que me tratan de mentirosa tengo que aguantar guarangadas de un fulano que ni conozco. Finalmente, y despues de revolver anaqueles, el libro en cuestión estaba, pero la famosa Florencia seguramente no dio bola a mi pedido, y eso ke el precio del mismo era casi el equivalente una jubilación mínima, como para no darle importancia.
Al día siguiente fui yo misma a buscar el segundo libro a Distal Libros. Lamentablemente ahí también me informaron mal y no lo tenían. Pero yo, ya curada del espanto del día anterior, antes de salir llamé a Cúspide de Shopping Abasto y confirmé una reserva. Y allí me dirigí, lo retiré y hasta me regalaron la tarjeta Cuspide MAX para sumar puntos.

Ustedes se deben estar riendo de mis desventuras, pero lo mismo me sucedió semanas antes para comprar un librito de cuentos titulado "Tres chicos en problemas" de Ed. Sigmar, que la maestra le pidió a mi nena para la biblioteca de Preescolar. Como será de jodida la cosa, que visitamos especialmente el Stand de Sigmar en la Feria del Libro... y no lo tenían!!!

Moraleja: Los libros no muerden porque son difíciles de conseguir, pero guarda con los ladridos del vendedor. Bueno, a menos que se trate de un best-seller, claro.

Me voy a seguir con mis kehaceres diarios, sean felices y lean libros (si los consiguen).


.-·*'°§| PörTeñ4 |§°'*·-.

No hay comentarios.: