sábado, 6 de octubre de 2007

Pronto el tomate cotizará en bolsa

Tan ridículo como injusto, quien se quiera poner a dieta que mejor que lo piense y se haga un presupuesto para averiguar si está económicamente en condiciones de bancársela. El kilo de tomate cuesta más caro que un kilo de pollo o de carne: $15,- y más también. Le siguen la papa y la calabaza. En todos los restaurantes y bares se anuncia que aquellos platos que contengan alguna de las mencionadas en su preparación tienen un porcentaje de recargo. Hasta la prepizza la pagué unos centavos más cara porque contenía unas pinceladas de salsa preparada con la preciada hortaliza. Sabemos que la pizza, las pastas, la mila napolitana, la ensalada mixta o el pebete completo no pueden no tener tomate en su preparación (bah si pueden, pero no es lo mismo... la pizza sin tomate es pan con queso) y dado que hay que alimentarse sano y balanceado, a arreglarse con las otras variantes del reino vegetal.


Hasta ahora que yo sepa nadie dió una respuesta concreta y convincente que justifique el aumento, todos esquivan el bulto. Supongo yo que se habrán creído las mentiras del Indec, que hay menos gente en situación de probreza y un notable aumento del empleo, en base a esto deciden poner el precio que más les conviene, "total ahora la gente puede". Donald Trump cambió las ostras por una tortilla de papas a la española y James Bond cambió el caviar ruso por unos tomatitos cherry para la hora del Martini. Qué lujo, eh?

Si seguimos así, pronto el tomate cotizará en bolsa y en vez de invertir en euros o lingotes de oro compraremos cajones para luego revenderlos al doble y hacer la diferencia. Y se escuchará a los "arbolitos" de la City porteña pregonar "cambio cambio... tomate, papa, euros y dólares... cambio cambio..."

Y ahora los dejo, sean felices y préndanse al boicot de esta semana.

-·*’°§ PörTeña §°’*·-.

No hay comentarios.: