domingo, 25 de noviembre de 2007

Qué tendrá ese petiso


Ya lo había comentado en un post anterior, hace mucho tiempo, sobre las calamidades a las que los humanos de baja estatura estamos sometidos diariamente, muy a nuestro pesar: nos pisan, nos empujan, nos aplastan, nos sofocan, nos colocan las cosas en los estantes más altos y, obviamente, somos blanco de infinidad de apodos y chistes fáciles, tales como el famoso "che, estás parado/a o arrodillado/a?".

Ayer de casualidad no más, mirando unos trailers de videos, me di cuenta que el Séptimo Arte también la tiene con los petisos y casi siempre nos ponen como los malos de la película. Lamentablemente después de una intensa búsqueda en la web sólo encontré a estos pocos que ven aquí arriba (juntarlos me costó bastante), aunque la lista es más grande. No sé por qué en el imaginario popular está establecido como que los petisos somos malos, odiosos y gritones. A ver, repasemos: Chucky, el Pingüino (el de Batman eh, no el presi Néstor), el profesor malvado del Gato Félix, Sam Bigotes y Elmer (en realidad Elmer era más bobo que malvado pero para el caso da lo mismo), Lord Farquaad de Shrek 1, el profesor Neurus (aunque pensándolo bien, ahí eran casi todos petisos), Dexter y Mandy del Cartoon Network, Rumpelstiskin (ese duende del del cuento de Grimm), el ex presidente argentino de la década del '90 que no se puede nombrar porque es yeta, y... bueh, si me acuerdo de algún otro lo postearé después. Por suerte, para contrarrestar tanta mala onda, hay algunos petisos buenos, sin ir más lejos tenemos a los Hobbits héroes de la trilogía del Señor de los Anillos, los siete Enanitos de Blancanieves (menos el malaonda de Gruñón), el ratón Mickey, los Pitufos, Ricky Maravilla...

Decían por ahí que los hombres petisos son los que tienen más dificultades a la hora de encontrar pareja, porque mientras que las mujeres podemos salir con tipos altos o petisos, ellos sólo encontrarán cabida entre las de su misma estatura; aunque como en todo, hay excepciones (vaya a saber si será por la “Ley de la L”). Se sabe, además, que por ese motivo del imaginario popular, es raro ver un petiso en puestos de alta gerencia y liderazgo, ¿por qué un líder debe ser necesariamente más alto que el resto? Porque en el subconciente está establecido este comportamiento animal, los animales toman como líderes de su manada a los ejemplares más altos y fuertes, imagínense que una tropilla de alazanes no seguiría a un petiso mañoso. Por este motivo se dice que en China (donde la mayoría de la población es de baja estatura) existen numerosos métodos (médicos y otros berretas) para ganar algunos centímetros, ya que una estatura más alta que la media normal es un pasaporte seguro a un mejor puesto de trabajo y éxito social. ¿Será para tanto?

Vamos, que si lo vemos desde un punto de vista más optimista, ser petiso tiene muchas ventajas, por ejemplo solemos pasar desapercibidos, si la ropa común queda muy grande con un talle 12 ó 14 para chicos nos arreglamos, siempre nos dan menos edad, no tenemos que preocuparnos por agacharnos para no danos la cabeza contra el marco superior de la puerta del subte o del bondi, las frazadas siempre nos tapan hasta la punta de los pies, etc.

Y ahora los dejo, sean felices y recuerden que lo bueno si breve se puede repetir.

-·*’°§ PörTeña §°’*·-.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo soy petiso Mido 1.55
y apesar de todo eso...
Logre! tener novias.. y tuve muchas... Busque que sean mas chicas de edad asi la diferencia de altura no sea tanta...

Y tengo un trabajo
un titulo universitario
soy muy inteligente

voy a la cancha de river plate
donde soy conocido como "el duende" uno de los mas conocidos entre los borrachos del tablon... MUCHA GENTE SE SORPRENDE AL SABER LA VIDA SOCIAL QUE LLEVO MUCHOS HASTA SE asustan y preguntan..

Posta vos ?
enserio ?
de verdad?
no te creo ?

eh dejado a mas de uno con la boca abierta! Lo que pasa que yo
me amo en mi propia naturaleza


SOY PETISO Y SOY UN LINDO PETISO
LO MEJOR QUE ME PASO ES SER PETISO

Porteña dijo...

Estimado Sr petiso anónimo:
Jaja medimos lo mismo!! Me encantó tu comentario, ésa es la actitud que me gusta, con la autoestima bien arriba.

Un abrazo desde algún lugar de Buenos Aires

-·*’°§ PörTeña §°’*·-.