jueves, 7 de febrero de 2008

¿Cuánto cobro?

El dinero (no) es todo...Cuando postulamos a un nuevo trabajo o si tenemos que negociar un aumento, siempre nos surge la pregunta del millón: remuneración... ¿cuánto pido? ¿Cuánto vale mi tiempo y mis conocimientos? ¿Será cierto lo que dice fulanito que gana, trabajando la mitad del tiempo que yo? Bueno, para despejarse un poco la duda, me pasaron el sitio www.cuantocobro.com para chusmear y saber de paso cómo están actualmente los sueldos en el mercado de habla hispana. Los usuarios publican en forma anónima su sueldo bruto y una breve descripción de sus tareas. Hay de todo, para reírse o largarse a llorar. Yo diría que hay que tomarlo con pinzas, no nos dejemos influir así no más; si así fuera todos querríamos tener el sueldo de Donald Trump o vivir a lo Alan Faena. Como en todos los casos, la evaluación más importante empieza por nosotros mismos: cuánto sabemos, cuánta experiencia, qué habilidades, qué nos gusta hacer, qué estudios, qué proyectos a futuro, etc.

Pero primero lo primero: encontrar eso que amamos hacer, como bien dijo Steve Jobs. Y después sí, pensemos qué valor monetario tendrá nuestro tiempo. No es lo mismo ganar un sueldazo por hacer un trabajo odioso, porque tarde o temprano nos sale caro: una úlcera, colon irritable, migrañas, ataques de pánico, dolor en la vesícula, y así hasta un infarto... No está mal querer un buen pasar económico, pero tampoco hay que irse al carajo, la ambición a veces no tiene freno.

¿Y por casa como andamos? Ah, excelente! Como programadora y desarrolladora web, hasta el más intenso de los días de trabajo me deja una gran satisfacción. No era así cuando trabajaba como secretaria administrativa, por dió, era estresante y desgastante a nivel anímico. Pero esos días ya pasaron. Ahora de verdad puedo decir que estoy feliz con lo que hago porque es lo que me gusta y lo disfruto. Pero confieso que no siempre digo esto en público ya que me expongo a toda clase de burlas, recelos, ataques de culpa y envidias de toda clase. Sobre todo envidia. Ya lo dice el refrán: "todos envidian mi progreso, pero nadie ve mi sacrificio".

Y ahora los dejo porque tengo trabajo a full, sean felices y sean más idealistas que materialistas, después de todo las ideas también mueven al mundo.

-·*’°§ PörTeña §°’*·-.

2 comentarios:

MiCarreraLaboralenIT dijo...

Muy bueno el análisis que haces en este post.

Puedo aportar mi granito de arena con un articulo que aborda desde otro punto de vista la negociación salarial

http://micarreralaboralenit.wordpress.com/2008/03/13/negociando-un-aumento-de-salario-puntos-a-tener-en-cuenta/

Salu2!

Porteña dijo...

Estimado,
Excelente el link que me pasaste! Hice mi aporte yo también en el post destacado, salvé el link en el Del.icio.us y lo reenvié a otros colegas.

Un abrazo desde algún lugar de Buenos Aires.

-·*’°§ PörTeña §°’*·-.