miércoles, 19 de marzo de 2008

Bienvenido a la familia, Héctor

Click en la imagen para ver la tienda virtual del Pet-shop en DeRemate.com


Hoy se sumó a la familia Héctor, un bonito pez Betta que nos cautivó desde el primer momento que lo vimos tal y como se lo ve en la foto, en un pet-shop del barrio. A la nena le gustó que fuera tan colorido y simpático, a mi me gustó que fuera una mascota tranquila y que no requería gastar fortunas en peceras especiales, aireadores y todas esas cosas: él solo sube a la superficie de la pecera a tomar aire (sacando la trompita y tomando una buena bocanada) y luego se sumerge. Cómo se distinguen los varones de las chicas? Los peces machos son iguales al de la foto, de aletas largas y vaporosas, y nada con movimientos muy suaves. La hembra en cambio es todo lo contrario, es más discreta y chica en tamaño, de colores más opacos, y la verdad no tenía mucha gracia porque nadaba poco. Son peces muy peleadores, por lo que no se los puede juntar con otros peces ni siquiera de su misma especie. Sólo se lo puede poner junto a una hembra cuando es el momento oportuno para aparearlos, y a los pocos días, cuando los huevitos fecundaron, hay que separarlos de nuevo. Curiosamente los hijitos deben quedar al cuidado del padre y no de la madre, hasta que son suficientemente grandes y se los puede "independizar".

Lo que sí lamento no haber tenido la cámara digital encima para fotografiar el momento en el que el vendedor muy atento le entregaba a mi hija la bolsita con el pez, y la carita de felicidad de ella durante el camino a casa. El nuevo amiguito fue colocado en su habitación, en un lugar de la biblioteca donde cuenta con una vista privilegiada, rodeado de juguetes y libros.

El que se puso celoso fue el gato. Todavía está sentado sobre la silla mirando fijamente el vaivén despreocupado del tal Héctor.

Y ahora los dejo, sean felices y disfruten el fin de semana largooooo

-·*’°§ PörTeña §°’*·-.
_

1 comentario:

Maria dijo...

Sea bienvenido a esta familia tuya y espero que nos cuentes sus aventuras con el gato. Un abrazo