jueves, 13 de marzo de 2008

La magia de ZInk

Todavía me acuerdo cuando mi papá llegó con esta preciosura a casa, cuya caja todavía estaba envuelta en papel madera tal como había llegado desde algún lugar de U.S.A. La había conseguido a través de un amigo que solía traer desde el mencionado país del norte este tipo de chinadas que aquí era algo difícil de conseguir (así también llegó a mis manos mi primera Barbie, que era igualita a Bo Derek). Lamentablemente no había conseguido más que dos cartuchos de 10 fotos cada uno y un cartucho con una tira de 10 flashes. Tener esta belleza en casa fue toda una revolución para mi familia. Todavía están en el viejo álbum familiar algunas de las fotos tomadas con esta cámara. Parecía cosa e' mandinga: apretar el botón rojo, un ruido que duraba unos segundos y luego giraba el rodillo delantero y salía la foto ya enmarcada, con la película todavía "fresca" y de color marrón o gris oscuro que no había que tocar so riesgo de arruinar la toma; pero mágicamente esa mancha al minuto se había transformando en una imagen. Y digo mágicamente porque a los 8 años ya no creés en Papá Noel ni en el Cuco, pero sí en las maravillas tecnológicas.

Pero mi vieja cámara cayó en desuso hace muchos años, desde que los modelos cambiaron, los cartuchos de películas eran bastante caros y difíciles de conseguir. Las cámaras de fotos convencionales ya venían con todo automático, y revelar las películas era baratísimo. Venderla no valía la pena porque los coleccionistas no la compraban ni a palos. Después discontinuaron su fabricación hasta que al final, con el advenimiento de la fotografía digital, parecía condenada al rotundo olvido.

Pero no fue así. Polaroid volvió y se reinventó a si misma de la mano de ZInk (Zero Ink), una impresora de fotos tan chiquita como dos paquetes de galletitas Club Social, que no necesita cartuchos para imprimir, con conexión USB y Bluethooth, ideada para cámaras digitales, celulares y otros dispositivos de imagenes. Estará disponible en el mercado a partir de Junio (si no es antes) y según dicen, costará algo de €129. Una ganga.

Al leer esta noticia me acordé de todas estas cosas, y si bien todas estas chinadas no son absolutamente imprescindibles, nos alegran la vida y puedo confirmar lo que dije hace unas líneas más arriba: no es magia, es tecnología.

Y ahora los dejo, sean felices y recuerden que ya lo dijo un viejo refrán: una imagen vale más que mil palabras.

-·*’°§ PörTeña §°’*·-.

Fuentes: Agencia Télam | TreeHuger
_

1 comentario:

Anónimo dijo...

osea que aun la tienes?, yo te la puedo comprar: Roy.Rogers@live.com.ar
porfavor, llevo algun tiempo buscando esa camara