sábado, 3 de mayo de 2008

Dónde estoy

Estuve desde el miércoles y durante 3 días con las benditas láminas para la entrega parcial de Dibujo I, en los cuales casi no dormí (jueves no dormí en toda la noche) dibujando con lápiz, pintando, trazando, recortando. Llegó el momento de la entrega, colgamos las láminas y todos nos fuimos hasta las 21.30 hs. Aproveché para hacer compras en El Poli, que siempre está hasta las manos de gente, tomarme un café con un tostadito de pan árabe, hacer una bajada láser y sacar fotocopias. Enseguida el profe hizo críticas a algunos trabajos, y por fin llegó la hora de las notas. El sistema se determina así: nivel bajo va desde un 1 a un cuatro, nivel menos va desde un 5 a un 6, nivel va desde un 7 a un 8, y nivel más de un 9 a un 10. ¿Qué nota me pusieron a mí? Nivel menos. Cómo!? Pero por dió, ¿tan chotas estaban mis láminas? Está bien que me faltaban 3 de ellas más la síntesis, pero si otros que sólo presentaron 4 láminas pedorras sacaron mejor nota que yo... La verdad, me sentí una pelotuda, y no sé si el tiempo que llevaba sin dormir me afectó de tal forma, que cuando salí a la calle se me piantó el lagrimón. Y hoy, en Matemática, veía con horror cómo todos los demás calculaban fácilmente las asíntotas y límites en una función homográfica, y yo miraba los números en el pizarrón y sentí que estaba en una clase ya empezada de chino básico.

Es difícil no ser buena para algunas cosas, pero de repente, recopilando todas las críticas que recibí últimamente y no solo sobre cuestiones académicas sino también familiares y laborales, sentí que nada me estaba saliendo bien. Nada. ¿Ese es el precio que hay que pagar por hacer lo que uno ama? Y la postura optimista y positiva ¿a dónde mierda se me fué? Me pregunté a mí misma dónde estoy parada y a dónde quiero llegar... No supe qué contestar.

En fin, tengo láminas por rehacer y ejercicios de funciones inversas por resolver, así que mejor que empiece ahora. Sean felices y buen fin de semana.

-·*’°§ PörTeña §°’*·-.
_

No hay comentarios.: