jueves, 22 de mayo de 2008

Pensamientos desde el consultorio dental

Ya que estoy sin restricciones en cuanto a horarios, decidí que era hora de retomar el tratamiento dental que había iniciado el año pasado, y pedí turno para hoy a las 10 de la mañana. Mientras esperaba sentada, jugando al Tetris (me había olvidado los auriculares del MP4 en casa así que no podía escuchar música) para entretenerme y distender los nervios. Llegó a mis oídos el sádico zumbido del torno que venía del consultorio de enfrente. Y luego otro. Eran como un dueto. Sale el dentista y llama a otra paciente, que saluda efusivamente y con mucha risa. Mierda, ¿hay gente que viene contenta al dentista? Debe ser una de ésas suertudas dueñas de una dentadura fuerte e impecable, que jamás tuvo un solo dolor y vienen al dentista porque le salió una diminuta carie en la muela. Insufribles. Yo lo detesto desde que tengo uso de razón. El médico pediatra, en cambio siempre regala un caramelo o un chupetín si uno se porta bien. El dentista, en cambio, siempre te encuentra algo raro, te tortura con el torno toda vez que puede, y cuando te retirás te recuerda que te cepilles bien todas las noches. No le veo la gracia. No es divertido que te metan en la boca aparatos extraños e instrumentos metálicos punzantes de formas retorcidas. Y encima no te podés mover, no podés hablar y si te quejás te minimizan con un "vamos vamos que esto no duele". Ay coño, llegó mi turno. Me tiene que tornear los tres dientes delanteros, justo los más sensibles. Pido anestesia y me entrego pacíficamente a las manos del verdugo, digo del facultativo, para que haga su tarea.

Pero no me hagan caso a mí ustedes, mis queridos/as niños/as y jóvenes, que seguramente cayeron aquí por casualidad, porque soy una vieja amargada que dice muchas gilipolleces; ustedes hagan caso a sus madres y cepíllense todos los días de mañana, tarde y noche. Me reiría de buena gana pero todavía me dura el efecto de la anestesia y casi no puedo mover el labio superior, aaaj, me siento Rocky después de la pelea.

Y ahora me voy a terminar la tarea de Dibujo que curso mañana, sean felices y a ver cuándo inventarán una dentadura postiza de alto rendimiento y mínimo mantenimiento.

-·*’°§ PörTeña §°’*·-.
_

No hay comentarios.: