martes, 1 de julio de 2008

No somos nada?

Esta es la frase que se suele decir cuando alguien pasa a mejor vida. Pero parece que a cambio de unos miles de euros, se puede pasar de ser sólo un puñado de cenizas a ser un bello diamante. Ejem, suena medio raro, pero es así. Una empresa Suiza se dedica a este negocio desde hace varios años, y por lo visto es bastante rentable, pues tiene varias sucursales repartidas por el mundo. ¿Y cómo catzo te transofrman en un diamante? Mediante un proceso que convierte las cenizas en grafito, y con una maquinaria especial, en unos meses ese montón de grafito pasa a ser un diamante artificial, pero diamante al fin. Luego, este diamante en bruto pasa a ser pulido, facetado y transformado en una joya como parte de algún colgante o un anillo.

Por lo que veo, esa vieja frase de "arrojen mis cenizas al mar" ya suena demasiado hippie (y por ende, obsoleta...) para nuestros tiempos modernos, en donde todo es puro lujo y guita.

Lo dijo el Dr. Bosk, "La exclusividad existe, pero es muy cara".

Y ahora los dejo, sean felices y recuerden que no todo lo que brilla es un brillante.

,-·*’°§ PörTeña §°’*·-,

Fuente: MSN Noticias

No hay comentarios.: