lunes, 8 de diciembre de 2008

Lennon y el árbol de Navidad

Todos los años en un día como hoy cumplo con dos rituales: armar el árbol de Navidad, que lo hago junto con mi hija y pedimos deseos a medida que vamos colocando los diferentes adornos, algunos nuevos, otros heredados. El otro ritual, es encender una vela en honor a la muerte de John Lennon. Nada más que eso, sin caer en el trilladísimo recurso de las radios y otros medios de pasar hasta el cansancio temas de los Beatles y aquellos más conocidos de John, como "Woman", "Give Peace a Chance" e "Imagine".

Todos esos rituales, por más tontos que parezcan, son necesarios para marcar épocas y etapas del año, y dan esplendor a nuestras vidas. Ningún humano podría imaginar una vida sin sin festejos, sin celebraciones, sin regalos. Hay rituales personales y colectivos. Los hay sencillos y fastuosos. Los hay breves y largos tipo bacanales. Lástima que el marketing los haya globalizado y convertido en un vehículo más para vendernos cosas que no necesitamos.

El hecho de haber estado casi todo el fin de semana lejos de mi compu y de Internet me hizo acercarme a las noticias del mundo a través del diario y los noticieros. He visto que el mundo entero está en crisis, tanto económica como social; la economía mundial tambalea, la violencia y la intolerancia parecen no tener descanso. Y así surgió mi primer deseo, de la misma forma que lo pidieron Mafalda y Liza Simpson: "Paz... Paz para mi mundo atribulado".

Y ahora los dejo, sean felices y conserven sus rituales.

,-·*’°§ PörTeña §°’*·-,
_

1 comentario:

qaesar dijo...

Me sumo a lo de Lennon, y que tengas suerte con el arbolito...

Bssss