domingo, 28 de diciembre de 2008

Sueños son

"Soñé que estaba en un lugar, creo era mi actual casa, en una especie de reunión, con personas conocidas, entre ellos mi madre y algunos amigos y amigas, pero había desconocidos disfrazados de forma lúgubre como salidos de las películas de Tim Burton, entre ellos se destacaba un hombre delgado, pálido y de pelo negro, que me recordó a Johnny Depp en el papel del barbero asesino. Era de noche. En un momento me retiro del bullicio por un pasillo oscuro y subo una escalera, que da a la terraza. No había puerta y al salir había luz de sol tenue, como si fuera la madrugada o la tarde. Me siento en el suelo debajo de una especie de enredadera con muchas flores de color rosa. Me quedo contemplando el paisaje urbano cuando de repente aparece JS (vestido de la misma forma que el día que lo conocí). Corta una flor, se arrodilla frente a mí y la coloca en mi mano derecha, y mientras la cierra y sostiene suavemente con sus dos manos me dice "todo va a estar bien". Yo contemplo la flor, que parecía una Santa Rita, y al momento que levanto la mirada lo miro a los ojos solo uno o dos segundos, y entonces me despierto."

Bueno, ese fue mi sueño de la noche de Navidad. Haciendo una rápida interpretación, luego de revisar algunos textos, entre ellos el Diccionario de Significado de Sueños, tenemos aquí tres hechos relevantes:
- La fiesta: Una fiesta común significa alegría, pero también hay gente disfrazada, que significa traición de parte de alguien cercano.
- La escalera: Subir una escalera es un augurio de ascenso en lo laboral y/o social.
- La flor: Recibir flores es una expresión de reconocimiento, admiración, amor y felicidad. Y verlas crecer en un lugar no fértil, como era esa terraza, es señal de que, pese a las situaciones difíciles, siempre se saldrá adelante con fuerza, constancia y optimismo.

Y lo más raro y bello de todo, es que recibo esa flor, de mi color favorito, de parte de alguien que quiero mucho. Saben lo que pienso al respecto: los sueños son sólo sueños, pero a veces en ellos se nos revelan o resuelven algunas cosas que en estado conciente no somos capaces de interpretar. Yo doy fe.

Pero si alguien juega a la Quiniela al 20, 52 y 81 y saca unos buenos mangos, sepa que voy a envidiar enormemente su buena suerte y exijo me mande al menos un ramo de flores. Es lo menos!

Y ahora los dejo, sean felices y presten atención a los sueños, si no les resuelven algún problema, al menos son fuente de inspiración para apostar en los juegos de azar.

,-·*’°§ PörTeña §°’*·-,
_

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Linda, pues a mi tu relato me ha hecho pensar en esto:
http://www.vmfa.state.va.us/matteis_annunciation.jpg

Yo que tú me haría un test cuanto antes.

Cariños anónimos

Porteña dijo...

Estimado/a anónimo/a:
Jaja, sutil observación la tuya, salvando las enoooormes diferencias.
Voy a seguir tu consejo, y espero que salga negativo... no es x nada, vio?

Un abrazo desde algún lugar de Buenos Aires

,-·*’°§ PörTeña §°’*·-,