martes, 31 de marzo de 2009

Cursando Proyectual II

Vista frontal de la FADU
Ayer lunes empecé la clase de Proyectual II, que en realidad había empezado el jueves pasado pero por motivos administrativos y un problema de tiempo/espacio (no podía estar en 2 lugares a la misma hora) no pude asistir. Así que, un poco a las corridas, di por inaugurado oficialmente el año académico.

La consigna de la clase pasada para la de hoy, era fotografiar una o dos imágenes que definieran una palabra como concepto, algunas de ellas eran: superficial, reciclado, amplitud, límite, efímero, hacinamiento. Las imágenes impresas en color en A4 se mostraron en clase, se discutieron las ideas, y luego, con 3 imágenes al azar, cada grupo debía armar una historia que se relacionara con las mismas. Empezamos escribiendo cada uno por separado y luego votamos la más original. La mía, resultó demasiado novelera y un tanto extensa, pues el promedio era de 6 a 8 líneas. Pero igual gustó mucho mi historia, creo que está buena para haber sido escrita en 15 minutos, está visto que lo mío va más allá del diseño. Y dice así:
"El viaje de vuelta a casa en el micro de la noche me pareció eterno. No podía dormir, hubo tormenta durante gran parte del trayecto, y eso me ponía nerviosa. Finalmente, arribamos a la ciudad a la madrugada. El sol trataba de abrirse camino entre las pesadas nubes teñidas de colores rosa y naranja, que se movían a paso lento. Las últimas luces se iban apagando y el nuevo día despertaba a su diaria rutina.
Salí de la terminal, vi en la calle los restos que dejó la tormenta a su paso, y me tomé un taxi. Al llegar al edificio, me costó un buen rato encontrar las llaves de la entrada. Subí la escalera lentamente, como si estuviera caminando en la luna o bajo el agua. La noche de vigilia se estaba haciendo notar. Abrí la puerta, hacía algo de calor adentro del departamento, corrí la cortina y abrí el ventanal del balcón para que entrara el aire fresco. Encontré a la tortuga, que se había quedado atrapada entre los dos maceteros grandes, y por lo visto en su tarea de liberarse pasó ahí toda la noche. La saqué cuidadosamente de la eventual trampa y la llevé a la cocina. Vi en la puerta de la heladera una hoja de cuaderno, con una nota, escrita a las apuradas con tinta negra y no llevaba firma. El autor dió por sentado que conocía bien su letra, y no se equivocó. En ella me decía: "Linda, me vuelvo a Rosario. No me llames. Necesito tiempo. Te regalo la tortuga para que no te sientas sola, cuidala."
Resolplé, doblé la hoja con rabia, la dejé sobre la mesada y me fui a la cama, sintiendo que el peso del mundo se me había caído encima repentinamente. Carajo, que mal día, y son recién las 8.20 de la mañana..."
Para la próxima clase tengo que armar una lámina con las imágenes en secuencia, y la historia seleccionada. Bien, parece que esto va a estar bueno. Fue una buena decisión no haber resignado este cuatrimestre a causa del trabajo. El dinero va y viene, pero el tiempo es oro.

Ahora me voy, sean felices y amo las novelas cortas.

,-·*’°§ PörTeña §°’*·-,
_

3 comentarios:

Adrian dijo...

Que carrera haces, yo estoy en diseño grafico, en segundo año. Cual es la catdera de proyectual y de dibujo en la que estas

cecii28 dijo...

Yo empece la semana pasada a cursar proyectual 2, esta bastantee dificil ! besos muy bueno el blog

Facu dijo...

che yo estoy en proyectual 1 si podrias ayudar con algunas tareas de lo re agredeceria buen blog