jueves, 5 de marzo de 2009

Soy lo que soy... y no es poco

"Pero, quién te creés que sos? Pretendés más de lo que valés, ni siquiera sos una linda mina, y mirá que conozco minas que están mucho mejor que vos y me consideran atractivo. Al final sos otra frívola hueca del montón, una manipuladora, que sólo se fija en lo de afuera y no en la persona. La verdad sos una pirada mal, me hiciste perder el tiempo así que dejame en paz, quedate sola, bye."
Sí, doña Rosa. El airado señor que me decía todo esto a través del Facebook, ayer decía todo lo contrario: que era hermosa, inteligente, laburadora y de alegre carácter. Nos encontramos, nos tomamos un café y hablamos un rato. Todo bien. Pero luego, a través del chat, tuve que decirle la verdad "mirá, no me gustás", y ahí se dió vuelta como una media. Tiene una admirable habilidad, hay que reconocerlo, con las palabras como para torcer toda la conversación a su favor, de diosa divina independiente pasé a ser una miserable chiruza manipuladora, y si no fuera porque tengo el orgullo del mejor acero templado, tal vez hubiese logrado su infantil propósito. Menos mal que nunca le di mucha bola, resultó ser flor de cretino!

Me dió lástima. La verdad que el pobre cristo no pudo con su complejo de inferioridad, tuvo que salir a competir para ver quién basurea más. Lo más gracioso es que este señor, que según él tiene la verdad de la milanesa, se interesó por mí despues de ver mi galería de fotos, y después dice que la superficial soy yo... jajaja. Pero conmigo esos jueguitos, no. Porque, primero, seré jovata pero no voy a salir corriendo a engancharme con cualquier cacatúa con tal de tener pareja. Segundo, no prometo nada que no voy a poder cumplir. Tercero, no me mueve el piso un tipo por una foto en el Facebook, ni siquiera Brad Pitt. Cuarto, no es obligación gustarle a todo el mundo!; yo no le gusto a muchísimos tipos, y no bardeo a nadie por eso.

No sé si lo mío fue muy diplomático o sonó ofensivo ("no me gustás"), pero todavía sostengo que el amor no pasa sólo por lo físico. Pasa por sentir algo especial, ese enganche, esa magia que te envuelve, te eleva y te hace sentir margaritas en las venas. Y todas esas cosas maravillosas, aunque muchos insistan, no se dan en diez minutos como si cocinaras un churrasco.

La vida no se termina mañana; las semillas que sembrás tenés que cuidarlas mucho, regarlas, quitarles la maleza, protegerlas del granizo, remover la tierra... Es mucho el esfuerzo y la paciencia necesarios, pero sólo así el día de mañana se convertirán en el más hermoso jardín para el alma. Y en esto, estoy segura, hasta Brad Pitt estaría de acuerdo.

Y ahora los dejo sean felices y, queridos amigos y amigas, soy lo que soy... y no es poco!

,-·*’°§ PörTeña §°’*·-,
_

No hay comentarios.: