martes, 5 de mayo de 2009

De máscaras y alardes

"Nadie se percató en ella, con su máscara puesta
mostraba al mundo una sonrisa, cuando en realidad
ella lloraba amarga y silenciosamente oculta,
siguió el juego sin poder decir a todos la verdad".
Aleare, 2009
Esto que hoy les cuento me pasó el domingo, en una reunión de amigos a la que asistimos en familia. Nos preguntaron a mi ex y a mí si estábamos casados. "Sí", lo escuché decir a él, en el momento que yo estaba abriendo la boca para acoplar su frase con un "No, estamos separados". Vi en la mirada del gringo, en un flash, un pedido de compasión. Yo quería decir la verdad, tenía que decirla, pero no daba para agriar la celebración con asuntos particulares, asi que mi protesta sólo se manifestó en una expresión de "nada que ver!", sabiendo que nadie se iba a percatar demasiado en ello, y giré la cabeza para mirar por la ventana. Luego miré a mi hija, que estaba atenta a la pantalla de la tele. Parecía absorta en la peli, pero yo sabía que estaba escuchando todo. Y fue por respeto y amor a ella que me callé, me dejé la horrible máscara puesta y seguí adelante con el show.

Qué les puedo decir, ya estoy harta de las máscaras, harta de que me quieran tomar de idiota, harta de que me juzguen sin conocerme, harta de que quieran medirse conmigo. Yo brillo con luz propia (siendo como soy no podría ser de otra forma), no necesito publicar en primera plana lo buena que soy, no necesito pregonar con megáfono todas las obras buenas que hice en mi vida. Es que hice del "nunca te la creas" mi filosofía de vida, gracias a eso sigo creciendo día a día, como profesional y como persona.

Demasiadas verdades no dichas se terminan acumulando y amenazan con explotar. Me parece que ya es hora de que las vaya sacando afuera una por una, no?

Y ahora los dejo, sean felices y recuerden ese refrán que dice: "dime de qué alardeas y te diré de qué careces".

,-·*’°§ PörTeña §°’*·-,
_

No hay comentarios.: