miércoles, 13 de mayo de 2009

Nostalgia de la City

En el probador de MarkovaSentí nostalgia del Microcentro, lloviznaba y hacía frío, y aún así me fui a dar una vuelta por Plaza San Martín, Galerías Pacífico, Florida, Zara, Falabella, Galería Güemes hasta la diagonal Norte. Se me llenaron los ojos de viejos y lindos recuerdos, mientras pensaba por qué tanta gente despotrica y tira pestes cuando habla de la City porteña. Yo adoraba pasear por esa zona desde que era muy chiquita, cuando nos llevaban a los cines de Lavalle y luego a cenar en la pizzería "Roma". Un poco más grande, cuando descubrí que podía escaparme del colegio cada tanto sin que nadie lo notara, solía volver allí a caminar y curiosear vidrieras. Y años más tarde, en esas largas noches de insomnio (a poco de mi primer divorcio), solía dar una vuelta, solitaria, por Florida, y sentarme a esperar la madrugada con un café en la mano, mirando hacia Retiro y la Torre de los Ingleses. Por supuesto, ni hablar que también trabajé muchos años muy cerca de allí, y recordé las reuniones con amigas/os y viejos amores en el Kilkenny, Blue y otros bares de la zona, que ahora turísticamente llaman "El Downtown".

De una forma u otra, hice esa porción de ciudad parte viva de mí, de mi historia personal, con sus bellezas y miserias, las lujosas tiendas y los puestos ambulantes, los oficinistas y los turistas gringos, los que se compran lo último en ropa o electrónica y los mendigos, un reaggetón compite en el aire con un tango aggiornado, un moderno e iluminado local mira a un antiguo pero bien cuidado edificio art decó. Todo es conocido, todo es nuevo, todo es raro, todo es ruido, todo es familiar, todo es alto contraste.

Que no me vengan con Palermo Holliwood, Palermo Soho y Palermo Sarasa, porque las veredas están siempre rotas y sucias, las modernas 4x4 de vidrios polarizados te pasan por arriba en las esquinas sin semáforos, los ruidos provenientes de las quichicientas torres de lujo en construcción te dejan sorda, y de noche aventurate en la oscuridad. De glamour, para mí, no tiene nada.

Y ahora los dejo, sean felices y la próxima vez que vayan por el downtown, mírenlo con otros ojos... o se las van a ver conmigo.

,-·*’°§ PörTeña §°’*·-,
_

3 comentarios:

Jorge Amado Yunes dijo...

interesante tu mirada! Me gusta conocer gente como vos que tiene otra mirada... no se si mejor... simplemente otra mirada!!! Te felicito por tu blog y por tu site!

consejo, estaria bueno que puedas subir tu blog en tu mismo site como parte del sitio y que no se dispare a otra ventana!

Buen finde, de otro blogguer!

Porteña dijo...

Estimado Jorgito,
Gracias por la buena onda y el consejo, sabés que cuando diseñé mi sitio iba a unificar todo, pero después preferí que estuvieran separados ya que la temática de uno y otro son totalmente diferentes. Ya lo dice el refrán: divide y reinarás.

Un abrazo desde algún lugar de Buenos Aires

,-·*’°§♥ PörTeña ♥§°’*·-,

Punto Baires dijo...

Jeje, tambien comparto tu punto de vista de la City.. te diste cuenta que la gente camina por Florida con pasos acompasados del Tango electronica que sale de las disquerias?... La City palpita bajo tus pies y te puede llevar a nuevos lugares y nuevas experiencias, cada vez que pasas por alli. Otro lugar que quedo muy lindo es la calle Reconquista.

Saludos!