sábado, 11 de julio de 2009

Eso que amamos

My heartHoy es uno de esos días en los que tengo esa terrible sensación de que algo me está faltando y, lo peor de todo, siento que no estoy haciendo lo suficiente para tenerlo. Y no hablo de cosas materiales. Hablo, lisa y llanamente, del amor. Y sí, ¿quién no lo desea? Aunque no crea demasiado, no soy la excepción. Todas, en el fondo, tenemos una Susanita que cada tanto aflora y nos hace desesperar por un hombre. Pero ese hombre, se hace rogar, se torna inalcanzable, inestable, histérico hasta la desesperación, y nos ignora olímpicamente hasta que un día se encuentra solo y sin compañía, entonces ahí sí nos llama para que le hagamos de bufón y lo mantengamos entretenido hasta que consiga algo mejor.

Esto hablé con una amiga la semana pasada:
–Sabés, me di de alta el mes pasado en un sitio de ésos para encontrar pareja.
–¡Uy, buenísimo! ¿Y cómo te está yendo?
–¿La verdad? Como el orto...
–Pero... ¿por qué? ¡Si vos no sos fea ni mediocre!
–Aj, no sé. Te digo, los tipos que me gustan directamente no contestan mis mensajes, si me contestan, me piden el mail, MSN o teléfono, pero nunca se comunican. Los únicos que me escriben medio desesperados son justo los que no me gustan. Y mirá que pa gustarme a mí no hace falta ser Brad Pitt, viste.
–Qué cagada che, cada vez están más pajeros los tipos. Ni ellos saben qué quieren, pero lo quieren ya.
–Así es. Yo no seré una experta en la materia, pero creo que el amor no sale en diez minutos como si fuera un paty con fritas.
–Já, encima hay que aguantarles eso, te ilusionan y te hacen mierda gratis. Lo único que les duele es el bolsillo y el ganso.
–Viste, por eso digo que mientras más los conozco, más quiero a mi gato castrado.
Y ahora los dejo, sean felices y no dejemos de buscar eso que amamos... aunque cueste.

,-·*’°§ PörTeña §°’*·-,
_

No hay comentarios.: