jueves, 22 de abril de 2010

Fragmentos (VI): Todos necesitamos a alguien, baby

Hay películas y películas. Y de todas, siempre hay una escena que te deja marcada para toda la vida. Me acordé de casualidad, al escuchar la canción, de la inolvidable "Pretty Woman". Una moderna Cenicienta que encuentra a su príncipe azul. Todas queremos tener la misma suerte. Algunas guachas la tienen. Sin embargo, a veces sucede que, con o sin la ayuda del hada madrina, finalmente lo encontrás, pero resulta que ese tono de azul no te combina con las sandalias nuevas... Todo un tema, chicas.

En este capítulo sin numerar, tenemos a Alejandra (coprotagonista de la historia, divorciada) y su mejor amigo Lalo (estilista gay dueño de una peluquería fashion) fraguando un plan para que Jorge (protagonista de la historia, viudo) se decida de una vez a encarar a Zara (reciente amiga de Jorge que conoció en un accidentado paseo por el cementerio de la Recoleta).
Unos días después de esa conversación, Alejandra pasó por el atelier de Lalo con la excusa de arreglarse un poco el corte, y aprovechó para hablar con él y contarle sus planes.
–¿Zara? Es un amor esa piba, y muy rica además. Sí, ella y George harían una linda pareja si se enganchan. –comentó éste luego de escuchar a su amiga.
–Sí. Pasa que hace rato que los dos están dando vueltas y tirándose onda, mandándose mensajitos y boludeces. Y no hace falta que use mis poderes de bruja para adivinarlo: ¡ahí hay amor! Pero no sé por qué no se deciden a encararse. Yo pensaba, vos que tenés ese conocido tuyo que labura en no se qué cosa del teatro Colón...
–¿Querés entradas? Sí mi amor, te consigo.
–Dos nada más, para él y para ella. Los dos solos.
–¿Una salida romántica?
–Así es. Con velas, música de violines y todo lo demás.
–Ay me muero… Ellos en una gala del Colón, ¡como Richard Gere y Julia Roberts en “Pretty Woman”!
Se miraron y se rieron a carcajadas por la ocurrencia, llamando la atención de algunas clientas que se dieron vuelta a mirar. Pronto se calmaron y luego de un rato Lalo dijo:
–Che decime, ¿por qué hacés todo esto por George? ¿No será que te sentís culpable?
Ella bajó la mirada y luego de unos segundos, habló como ensimismada:
–No sé si culpable es la palabra… Jorge siempre me gustó y lo sigo queriendo, el problema es que funcionamos rebien en la cama, y afuera un desastre. Él es egocéntrico, yo soy orgullosa. Él es pacífico, yo voy al choque. Él es ordenadito, yo un despelote. ¿Sabés cuántas veces nos mandamos a la mierda el uno al otro, y al rato nos estamos hablando por teléfono o tomando mate como si nada? Es que los dos queremos cosas distintas de la vida, y el futuro en una pareja, viste, se construye con los dos tirando para el mismo lado. A mí me gustaría verlo bien con alguien que lo quiera, que lo mime y le dé una linda familia con muchos hijos. Porque eso es lo que él quiere. Eso es lo que más necesita.
–Hum... Y vos, ¿no necesitás nada?
La pelirroja sonrió levemente, suspiró, y dijo con cierta resignación:
–No sé todavía…
–Todos necesitamos a alguien, baby.
–El tema es encontrar ese alguien. –concluyó ella, con una mirada triste a través del enorme espejo.
Y ahora los dejo, sean felices y viva "Pretty Woman"

,-·*’°§ P0rTeña §°’*·-,
_

No hay comentarios.: