martes, 4 de mayo de 2010

La vida no se maneja por touchscreen (por ahora)

"El hombre es un animal de costumbres" dice el refrán. Así, tarde o temprano, con mucho o poco esfuerzo, para bien o para mal, nos vamos acostumbrando a viajar como sardinas en el bondi, a que el vecinito siempre toca la guitarra eléctrica a la hora de la siesta o los domingos de madrugada, a que los hombres no levantan la tapa cuando van a pishar (puaj), a que el perro siempre escarba los canteros donde ayer plantaste esas flores tan bonitas. En fin, la lista es muy larga.

Mi caso es muy particular. Como saben, soy la orgullosa poseedora de una MacBook y a poco de cumplir un año disfrutando de su agradable compañía y colaboración infatigable, es a esta altura mucho más que una herramienta imprescindible, es casi casi un órgano vital más de mi menuda humanidad. Dado que la llevo a casi todos lados a donde voy, me tuve que acostumbrar a usar el touchpad, ya que me pareció innecesario y poco práctico cargar con un mouse (por chiquito que sea) para el cual no sé si encontraré punto de apoyo. Claro, imaginate estar sentado con la compu en tu regazo, ¿dónde apoyás el mouse? ¿En las rodillas del que está sentado al lado tuyo? Nah, poco polite. Bueno, les decía, tuve que acostumbrarme al touchpad, cosa que al principio costó bastante dominar, pero hoy puedo decir que estoy bastante bien entrenada para moverme de un lado al otro de la pantalla utilizando uno o dos dedos, según la ocasión. Y demasiado acostumbrada.

Bueno, el bochorno sucedió un día que dejé mi extensión en casa y tuve que usar una PC de escritorio común y corriente, para hacerle unas correcciones a un sitio web que estaba desarrollando. Por dió, lo que habitualmente me llevaba menos de 10 minutos, me llevó casi media hora porque no atinaba a agarrar el mouse para moverme en la pantalla y en cambio me encontraba tocando el escritorio por debajo del teclado como una boluda, moviendo los dos deditos para hacer scroll...
–Ale, ¿qué te pasa que tocás todo el tiempo la base del teclado?
–Uy, estee... me pareció que había una mancha de café, jeje...
Esto es un poroto al lado de lo que le puede suceder a aquellos que están completamente iPhoneados y acostumbrados a manejar el mundo con un toque mágico de sus deditos sobre la pantalla, según esta nota que les adjunto a continuación:

La compu
Eso te pasa por usar un iPhone: los iSymptoms
Por Ariel Torres
lanacion.com | Tecnología | Viernes 30 de abril de 2010

Y ahora los dejo, sean felices y demos gracias que la vida no se maneja por touchscreen (por ahora).

,-·*’°§ P0rTeña §°’*·-,
_

No hay comentarios.: