lunes, 25 de enero de 2010

Video de la semana: So in love | V.110

" Heaven is cold without any soul
It's hard to believe, I was so in love with you "


A veces, simplemente, me hubiese gustado haber dejado algunas cosas pasar. Arriesgarse para saber "qué puede pasar" suena romántico, pero a veces es una decisión idiota. Pero, ¿qué se puede hacer cuando el camino se divide en dos y hay que decidir cuál seguir? Nada, solo queda seguirlo hasta el final y haber aprendido la lección.

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Tal vez de eso se trata un poco la vida.

Tengan buen comienzo de semana

,-·*’°§ P0rTeña §°’*·-,
_

lunes, 18 de enero de 2010

Video de la semana: Make me smile | V.109

" Come up and see me, make me smile
or do what you want, run on wild "



Simplemente, me gusta ese hombre porque me hace reír, me pone de buen humor, nunca lo escuché putear a alguien, nunca lo vi perder la paciencia y mandar todo al carajo. ¿Vos no te enamorarías de alguien así? Yo sí ;)

Tengan buen comienzo de la semana


,-·*’°§ P0rTeña §°’*·-,
_

viernes, 15 de enero de 2010

Fragmentos (II): Confusión

Continuamos con los fragmentos, esta vez con una escena con la que me morí de risa mientras la escribía, de solo imaginarme a los dos persoanjes en la situación totalmente embarazoza. ¿Quién no se puso en pedo alguna vez y por esas cosas de la vida quedó en medio de una confusión? Es terrible, a veces tratando de explicar la embarrás más y no te queda otra que admitir que te tomaste hasta el alcohol en gel para las manos. Lo peor de todo, después de la resaca, es que los demás nunca se olvidan de tus cagadas y siempre te las recuerdan en todo evento social: "Che, ¿te acordás esa vez que te pusiste en pedo y...?". Y vos no sabés dónde meterte.

Este es un fragmento del capítulo 5. Jorge (el protagonista) y Miriam (alias Mími, su amiga-hermana de la infancia) vuelven de un casamiento en donde ella se tomó varias copas de más, y ahí los espera Toto (el marido de Miriam).
[...]
–Me dijiste que manejara yo porque a vos te dolía la cabeza. –dijo Jorge, tratando de distraerla.
–Ah... shí, tené razón... Ufff no veo una bierda... –le contestó ella, con la mano en la cabeza.
–Dormite que enseguida llegamos.
El trayecto desde San Isidro hasta Parque Chacabuco fue directo y sin complicaciones. Dejó el auto estacionado en la vereda y ayudó a Miriam a bajar sin tropezarse. [...] Flopi, la perra beagle de la familia ladraba desde el otro lado de la puerta.
–Dame las llaves, yo abro. –dijo Jorge.
–No no no, ¡dejame gue sho buedo! –contestó ella tozudamente, y tardó un rato en reconocer la llave correcta. [...] Abrió la puerta de par en par, entró primero y luego Jorge, que cerró con cuidado para no hacer ruido.
–Mirá bien dónde pisás, no vaya a ser que los chicos hayan dejado algo tirado y…
No terminó de completar la frase. Jorge nunca supo cómo fue que en la oscuridad pisó a la perra, que se quejó del dolor con un aullido fenomenal, y en su huida empujó a Miriam; ésta, asustada y mareada como estaba, perdió el equilibrio y Jorge, tratando de sujetarla, se fue al piso con ella encima con un estrépito contundente.
Y en ese instante, se encendió la luz. Toto apareció por la puerta de la cocina. Vio a Jorge tirado en el piso boca arriba, sin sus lentes, y a su esposa montada encima de él con las piernas abiertas, el pelo revuelto y un bretel caído que le dejaba el corpiño al descubierto. Toto miraba la escena con los ojos muy abiertos.
–Totíiiito, bi aborrrr –dijo Miriam, sonriendo.
–No… no es lo que parece, ¡ay! –balbuceó Jorge, tratando de librarse de encima del pesado cuerpo de Miriam–. Toto, ¡te juro que no es lo que parece!
–Ay, Jorge, Jorge… –dijo éste, meneando la cabeza.
De pronto, soltó una sonora carcajada, y se apoyó contra el marco de la puerta. Miriam también se empezó a reír. Jorge no entendía nada y espantaba con la mano a la perra, que se había acercado a lamerle la cara moviendo la cola efusivamente. Toto se aguantaba la risa mientras le daba la mano a su esposa para que se pusiera de pie.
–A ver, salí de ahí arriba, boluda, lo vas a aplastar… Yo sabía que te ibas a poner en pedo, eh. ¡Guarda con pisar los lentes del quía!
Ella se incorporó riendo también y su esposo la llevó a la habitación, tratando de que no hiciera más ruido y despertara a los chicos. Jorge se puso de pie con dificultad y encontró sus lentes tirados en un costado. Se cruzó de nuevo con Flopi y le dijo entre dientes con un manotazo: "¡Cucha, perra de mierda...!". Se fue a la cocina y se desplomó mahumorado en una silla. Toto volvió, y todavía riéndose puso a calentar dos tazas de café en el microondas mientras decía:
–Ay che, te juro que estaban para la foto recién. ¡Tenían unas caras los dos!
–Forro, me cagué todo. Pisé a la perra, vi que Mími se iba al carajo y por querer agarrarla se me cayó arriba como una bolsa de papas. Pensé que te habías imaginado cualquiera...
–Pedazo de nabo, ¡los conozco de hace años! Me consta que no se tocarían ni con un palo, aunque tuvieran encima el más morboso de los pedos. Cómo le debe haber dado al escabio la guacha esta, si la dejás se toma hasta el agua del florero…
–Fue mi culpa, no le presté mucha atención, estaba… pendiente de otra cosa.
–Me imagino. –dijo Toto y se sentó frente a él, del otro lado de la mesita –Alguna señorita, seguramente.
–Sí.
–Jeje, ¿era por eso el cambio de look?
–Así es.
–¿Y que pasó?
–Quise encararla pero no pude, no sé, no me animé, y después un idiota se me adelantó y se la ganó.
–Uuuh todo mal.
–Seeh, todo mal… –y metiendo la cabeza dentro de los brazos cruzados, exclamó: –Ajjj, que asco de vida, ¡me hago puto o me muero virgen!
–¿Sos virgen? –dijo Toto con el ceño fruncido.
–¡No, hombre!
Jorge levantó la cabeza y vió que Toto seguía mirándolo fijamente con una ceja levantada.
–Tampoco soy puto.
–Bueh, no aclares que oscurece.
–Andá a cagar…
Los dos hombres se miraron unos segundos y de pronto se empezaron a reír al unísono.
[...]
Y ahora los dejo, sean felices y larga vida a las borracheras felices.

,-·*’°§ P0rTeña §°’*·-,
_

lunes, 11 de enero de 2010

Video de la semana: La canción de Sally | V.108

"Como quisiera estar con él
y ser su compañera fiel
por más que quiero compartir
mis sentimientos y lo que pienso
será mejor que no le haga saber
lo que siento por él..."



Otra bella historia de amor. Oscura, pero bella. Y esta es una de mis escenas favoritas. Ahora, en este momento, refleja lo que siento.

Tengan buen comienzo de la semana

,-·*’°§ P0rTeña §°’*·-,
_

jueves, 7 de enero de 2010

Fragmentos (I): La prima Laurita

Les dije el año pasado que iba a escribir, y en eso estoy. ¡Claro! En mi cabeza surgen historias y situaciones que de a poco van encajando entre sí, como piezas de un patchwork, y cada parte se va amoldando lentamente a la pieza final, la historia entera, como una enorme cubrecama. Es una tarea apasionante, a veces me consume más tiempo del que dispongo, pero me da mucha satisfacción. Aún no me decido por el título, faltan revisiones y correcciones, limar los tiempos, subsanar cuestiones ortográficas y gramaticales. Pero va queriendo, eh. Va queriendo.

En este fragmento del capítulo veintitantos, Jorge (el protagonista) y Miriam (su amiga-hermana de la infancia), dos adultos de 35 años ya casados, hablan de una prima de ella (bueno, mas bien le sacan el cuero):
[...]
–¿Sabés a quién me hace acordar esa mina? ¡A Laurita! ¿Te acordás de Laurita, mi prima?
–Pufff, cómo olvidarse de esa turra, reina de la histeria y las apariencias.
[...]
–Pobre boluda. –dijo Miriam riendo. –Mi abuelo decía siempre, a todo chancho le llega su San Martín, y a ésta le pasó por arriba el General y todo el ejército de los Andes. ¿Viste que de pendeja se creía la supermodelo no más porque hizo un par de desfiles pedorros?
–Seh, –contestó él, arqueando las cejas y arrugando la nariz.–y como nos amargó la existencia aquel verano en Pinamar...
–Sabés, después de eso se terminó peleando con los padres y los hermanos, se fue a Nueva York, perdió muchísimas oportunidades de laburo por ser tan soberbia y juntarse con gente que la asesoraba para el carajo, gastando más plata de la que tenía. Después se tuvo que volver porque se la comían los piojos allá. Como acá ya estaba medio jovata para lolita, se hizo vedette, ¿te acordás?
–Mejor no, voy a tener pesadillas. –dijo Jorge tapándose la cara con la mano izquierda.
–Y lo que vino después es historia pública.
–Já, salió en todos los diarios y revistas chismosas, la escracharon con unas fotos curtiendo con un diputado, casado y padre de familia, y después quedó pegada en una estafa al Banco Francés. ¿La metieron en cana al final?
–Sí, ocho meses de condena le dieron. Y los tuvo que cumplir, eh. ¡Buena conducta las pelotas! Cuando salió, ni la madre la quiso ver. A mi vieja le dio un poco de lástima y le ofreció varias veces hacerla entrar como vendedora en el Shopping. Pero la forra se hizo la orgullosa, le dijo que ella ni loca iba a trabajar vendiendo ropa como cualquier fulana. Imaginate, mamá se calentó y la mandó a cagar. Después anduvo un tiempo rodando en esos programas de chismes haciéndose la mediática para ver si rascaba unos mangos, pero nunca vio un peso, y lo peor de todo, nadie habló de ella. Quedó condenada. Y ahora, ¿sabés de que labura? Es encargada en una playa de estacionamiento en Núñez. Era eso o quedarse en la miseria.
–Y todavía le debe estar haciendo falta un novio… –observó Jorge.
–Cagate de risa. Está saliendo con un colectivero, chofer de la línea 168. ¿Qué tul, eh?
–Mierda. Me dejaste sin palabras.
Y ahora los dejo porque se me ocurrió otra idea buenísima, sean felices y sepan que una historia cotidiana también puede ser una gran historia para contar.

,-·*’°§ P0rTeña §°’*·-,
_

martes, 5 de enero de 2010

Bienvenido año 2010!

Esta vuelta no hice la típica despedida, hice un video de bienvenida! Pasen y vean:


Para ser la primera vez que uso el iMovie creo que no me fue tan mal, eh? Tenía instalado el Adobe Première pero no sé por qué dejó de funcionar... Bueno no importa, siempre es mejor empezar de abajo. James Cameron diría lo mismo, je.

Sean felices y tengan buen comienzo del año

,-·*’°§ P0rTeña §°’*·-,
_